27 de Agosto del 2015

¿REFRESCO O JUGO NATURALES?

Los refrescos son Satán. ISIS. ETA. Kim Jong-un celebrando el Festival del Uranio con el lanzamiento de 1.000 cabezas nucleares. Esto es lo que vienen a decir muchos dietistas, armados de poderosas razones: las bebidas azucaradas industriales son el máximo ejemplo de alimento nada recomendable, porque engordan y enganchan al azúcar sin aportar ningún beneficio nutricional y sí muchas calorías vacías.

Mientras personajes como Jamie Oliver reclaman impuestos especiales similares a los del tabaco para la Coca-Cola, la Fanta o la Pepsi, las multinacionales que los producen se afanan en eludir su responsabilidad en el galopante aumento de la obesidad en el mundo (la próxima vez que un anuncio suyo te venda que tienes que ponerte en forma, piensa que el mensaje forma parte de esa estrategia nada altruista). Sin dejar de apoyar el castigo fiscal de Oliver y de muchos otros, desde aquí propongo otra respuesta más local al hiperglucémico mundo del big soda: preparar tus propios refrescos en casa con frutas de verdad.
Comentarios